Mi objetivo cuando doy un servicio de entrenamiento siempre ha sido ayudar a la mayor cantidad de personas posible a realizar el objetivo eminentemente alcanzable, respetando la individualidad, ese factor clave desde la mente al cuerpo, que muchos no entienden.

Ha pasado mucho tiempo, más de 15 años preparando a culturistas de todas clases, desde profesionales hasta amateurs, desde chicas a chavales, pero nunca olvido esos primeros pasos como preparador y cada entrenamiento, cuando la ilusión se centraba en el amor al deporte.

Cuando empiezo con un atleta, no temo en mostrar el camino, aplicando las técnicas, trucos o consejos que uno ha conseguido en los años dentro de esta actividad que es más que una vida.

La idea es encender el fuego por debajo del trasero de muchos chavales o chicas, cuando creen que no pueden y aunque estén disponibles las planillas, los planes, los programas, la periodización de entrenamiento, es la fuerza de voluntad la que te hará conquistar tus objetivos que pueden ser: adelgazamiento, definición, volumen muscular o simplemente estética.